La ATM (Articulación Temporo-Mandibular) comprende no solo el cóndilo sino también el menisco articular (almohadilla situada entre el cóndilo mandibular y la fosa glenoidea). Este menisco es el que debe acompañar al cóndilo en sus movimientos de apertura y cierre mandibular para evitar roce y desgaste del cóndilo contra la fosa glenoidea.

El síndrome de disfunción temporo-mandibular puede tener distintas causas, desde alteraciones de la musculatura masticatoria (músculos pterigoideos internos y externos), alteraciones congénitas (del desarrollo), alteraciones del propio disco articular (desplazamiento del disco con o sin reducción) alteraciones inflamatorias (sinovitis, capsulitis, poliartritis) y alteraciones de carácter no inflamatorio (artritis, anquilosis; etc.…)

 

Los principales síntomas de la disfunción temporo-mandibular varían según el origen de la alteración pero son principalmente los siguientes:

– Dolor en sienes, debajo de los oídos, parte baja del cuello y espalda (espasmos y/o contracturas.
– Cefaleas (sobre todo matutinas) si es de origen muscular
– Rechinamiento dental.
– Chasquidos y ruidos articulares (acompañados o no de dolor).
– Dolor de oídos
– Desviación mandibular en apertura y cierre.
– Posible bloqueo articular (la mandíbula se queda encajada)

Si el problema articular ya afecta a la integridad del cóndilo el paciente podría también notar:

– Que la mandíbula le está cambiando.
– Que la mandíbula se le está desplazando posteriormente generándose una mordida abierta posterior (los dientes en el segmento anterior se separan).
– Que los dientes le tocan desigual

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
NOSOTROS TE LLAMAMOS

Para tu comodidad, déjanos tus datos de contacto y nos pondremos en contacto contigo sin compromiso.

X
TE LLAMAMOS - PIDE CITA